Moda: Cuesta más de lo que vale

Aquí un resumen del Reportaje de RTVC que incluye una entrevista al diseñador y creador de Pisaverde

(También puedes  ver el reportaje completo que está debajo del resumen).

 

Si bien la moda es una forma de expresión, la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta, y es responsable del 10% de las emisiones de CO2. La producción de esta industria, que genera un 4% de la economía mundial y un 2,5% de la economía española, se ha vuelto insostenible para el planeta.

 

Esos precios bajísimos con los que compiten las grandes marcas, esconden un costo ambiental y de explotación laboral que están pagando personas al otro lado del mundo. Hay países cuya legislación permite la explotación de menores, condiciones de trabajo poco saludables y peligrosas, además de salarios de hambre. 

 

El término Fast Fashion hace alusión a esas formas de producción inescrupulosas que buscan competir con precios bajos y productos desechables que deben ser consumidos y sustituidos a un ritmo frenético e irresponsable. 

 

De la decepción de algunos con el Fast Fashion nace el Slow Fashion que busca formas distintas de hacer las cosas. Se trata de elaborar prendas que duren en el tiempo y que te las puedas poner en muchas ocasiones.

Debemos considerar lo que está detrás de lo que compramos, las condiciones de trabajo de las personas, los materiales elegidos, el destino de los residuos, todo...

 

Por ejemplo, para producir el tejido para un vaquero se requieren 8.000 litros de agua, el algodón requiere mucha agua antes de ser cosechado. Además, también hay que considerar el agua que resulta contaminada con el tintado. Por otro lado, la industria de la moda genera el 35% de las fibras de poliéster que acaban en nuestros océanos como microplásticos. Por todo ello, lo más sostenible sería no consumir (REDUCIR) y transformar el consumo necesario en algo más sostenible.

 

Plácido Alonso cuenta entonces los orígenes de Pisaverde:

  • Pisaverde nace de una decisión de "atacar al sistema", de combatir esas malas prácticas cambiando la forma de hacer las cosas con mucha creatividad, de una manera artística porque somos artesanos. Pretendemos, a su vez, mandar un mensaje de conservación; de que sí se pueden hacer muchas cosas de forma distinta, lo que pasa es que hay que planteárselo en serio.
  • Desde siempre hemos utilizado lo que otros desechan: pieles que la industria ya no quiere y a las cuales nosotros damos un segunda vida en Pisaverde. Nosotros las transformamos, incluso pintándolas a mano.
  • Con las suelas de neumático, otro desecho de la industria que utilizamos para buena parte de nuestros diseños, estamos innovando, investigando para poderlas utilizar en nuestros zapatos de tacón, y ya lo estamos logrando.
  • Desde el confinamiento, desarrollamos he incorporamos otra idea que es la Fibra de Plátano. Con la fibra que extraemos del tallo de la platanera (otro material que por lo general la industria desecha) hemos creado un textil elaborado de forma artesanal. La producción de este textil es muy laboriosa, pero el resultado bien vale la pena.
  • Así, con todas estas ideas, intenciones, detalles y esfuerzo, creamos nuestros productos. Pisaverde quiere invitarte a que conserves el medioambiente; a que tu huella sea verde; a que consumas lo menos posible y de manera responsable: sin explotación y conservando lo más posible.

Ya hemos sobrepasado el límite de lo que el planeta puede soportar y seguimos en ello...

 

Producimos el doble de ropa que hace 20 años y la consumimos en la mitad del tiempo. En general, consumimos masivamente: mucho más de lo que necesitamos (Fast Fashion), aunque parte de los consumidores empiezan a buscar otra cosa: más un estilo que copiar una tendencia efímera, más una buena prenda que estrenar cada semana. Algunos ya no quieren Fast Fashion sino Slow Fashion que es más responsable y sostenible.

 

Se están dando pasos con el etiquetado con información sobre consumo de energía, emisiones, etc. Pero siendo honestos, mucho es solo apariencia (lavado verde: un engaño) y no un reflejo de un cambio real. 

  

Actualmente, cada persona compra unos 30 kilos de ropa al año y de  esta cantidad desecha unos 14 kilos. De éstos, se estima que unos 10 acaban en el vertedero...  Es decir, tenemos un modelo de producción lineal en el cual casi todo termina en vertedero. Necesitamos un cambio real y profundo desde el diseño: la concepción del producto; necesitamos un modelo más circular que contemple la reparación, la reutilización y el reciclado -dar una segunda oportunidad a materiales ya creados- en lugar de seguir llenando el vertedero. 

 

Se necesita reeducar al publico en cuanto a lo que implica la diferencia de precios, aunque ya se notan cambios en sectores de la población que buscan productos "con alma": producidos con calma, con cuidado y amor.

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.

Escribir comentario

Comentarios: 0